Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 23 de agosto de 2012

Crónica cierre #TallerDiamante 2ª Edición - Javi Medina - Alumno

Crónica cierre #TallerDiamante 2ª Edición en clave de metáfora por el alumno Javi Medina.
La Conquista del Oeste 



La hazaña tuvo lugar hace ya muchos veranos y aún siento la emoción en mis viejas y arrugadas carnes. Recuerdo la llamada de Diez Osos, por aquel entonces era un joven apuesto, llamado José Burgos. Recuerdo perfectamente cómo su invitación había llegado a mis manos, en ella estaba escrito “vas a elevar tu nivel de vida” y yo, lleno de soberbia, la rompía en pedazos, pues no me interesaba algo que ya había conseguido. Le di la espalda a mi destino y seguí mi camino. Pero la Madre Tierra que pone a cada uno en su lugar, a veces, inusualmente, nos regala otra oportunidad. Así que mi camino, sin ser consciente de ello, me condujo al hogar de Diez Osos.
Había una gran conmoción en el lugar, en el campamento Sioux se respiraba Ilusión y Confianza. Ante la puerta de su tienda, antes de entrar, besé la tierra, como es costumbre entre los nuestros, e inmediatamente sentí el sabor de la Responsabilidad en mis labios. Entré. Diez Osos había reunido en su hogareño tipi a los jefes de los distintos clanes de la tribu Sioux. El fuego proyectaba sombras que se alargaban en las paredes cubiertas por pieles de osos, la luz iluminaba los rostros de mis compañeros y, en algunos de ellos se reflejaba la misma incredulidad que, seguramente, se percibía en el mío. “El futuro de nuestro pueblo está amenazado por el “hombre blanco”

No dijo nada que no supiéramos, en lengua sioux “hombre blanco” proviene de la palabra escalofrío, significa miedo, desmotivación, todos los sentimientos negativos que pueden nacer de nuestro interior. Pero en ese instante nos dijo algo que nunca habíamos escuchado: “Enfrentarnos al “hombre blanco”, ésta es nuestra hazaña, empresa que nos convertirá en héroes de libertad”

Nadie, ni nuestros antepasados, había caído en que podíamos enfrentarnos a nuestros temores y recelos, adelantarnos a ellos y cambiar nuestro destino! Todos miramos asombrados a nuestro líder Diez Osos. Tenía cada ojo de un color distinto, uno era color Conocimiento, el otro color Esfuerzo. ¡Qué belleza en su mirada! De sus palabras deduje que debía enfrentarme a lo largo de las extensas y mágicas llanuras a mis propias “tropas federales”, armadas de fusiles y trompetas, consiguiendo cada día pequeñas victorias que me acercaran a mi libertad. Diez Osos nos iba dando las herramientas necesarias para ser verdaderos líderes guerreros.

Todos los días, al amanecer y al atardecer, nos reuníamos en su hogareño tipi. Recuerdo conversaciones profundas, miradas llenas de emoción, abrazos verdaderos y lágrimas de felicidad… Todos nos dejábamos llevar por nuestro corazón, nuestros gestos salían de muy dentro. Cada uno de nosotros: Toro Bravo, Jirafa Feliz, Gran Sonrisa, Atardecer, Luna Oscura… fuimos creciendo, dimos un paso adelante, controlamos las riendas de nuestros caballos y nos hicimos dueños de nuestro día a día. Diez Osos hizo magia, pociones mágicas que nos ofrecía antes de partir en pos de nuestra independencia contra el “hombre blanco”.

Una vez le preguntamos qué llevaban aquellas pociones a lo que él contestó: “Están hechas de lo que vuestro corazón ansía” ¡Y así fue! Ahora me doy cuenta. A Atardecer le ofreció Confianza, Gran Sonrisa recibió Serenidad y yo, Serpiente Valiente, me tragué mis palabras soberbias, bebí Humildad.

Juntos formamos una familia. Finalmente llegó la despedida, y nos dimos nuestro abrazo de oso, y mientras nos despedíamos la brisa decía: “Es que no ves que soy tu amigo, es que no ves que siempre seré tu amigo” Volvimos cada uno a nuestra tierra y desde entonces nos hemos convertido en héroes para nuestro pueblo. Y aquel “hombre blanco” ya no era una amenaza, habíamos conquistado nuestro interior.

Javi Medina; Alumno 2ª Edición Taller Diamante.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Un país sin cimientos - Jose Burgos

Una formación que posibilite el desarrollo y el éxito en la empresa en el ámbito internacional. Ese es el sueño de gran parte de la juventud y de la clase política que dicta las leyes de educación. Y a mi me parece perfecto.

Internacional, define la RAE, Perteneciente o relativo a dos o más naciones. Bien, he de suponer que en el mundo de los negocios y de la empresa, y además estudiando y naciendo en España, se referirán, estos estudiantes, a "una formación que posibilite el desarrollo y el éxito en la empresa en el ámbito" de España para con otras naciones. ¿O me equivoco?

Pues bien, el problema se me plantea cuando pienso en la primera parte de la ecuación, España, el que para bien o para mal, queramos o no, es nuestro país. ¿A nivel empresarial qué es España? ¿Qué cultura empresarial se desarrolla aquí? Probablemente todos podamos contestar vagamente a estas preguntas y con un poco de esfuerzo podríamos divagar durante bastante tiempo el porqué de la situación. Pero no me interesa eso. El problema lo encuentro en cual será el futuro de esos jóvenes, que se ven ya negociando a caballo entre este país y el mundo, si este país no es competitivo. O lo que es peor: ¿Cómo podrán negociar si no son respaldados por su nación? ¿Se encara la negociación igual con un representante inglés que con uno griego? No.


Así que en un futuro no muy lejano podríamos encontrarnos con expertos negociadores capaces de alcanzar acuerdos excelentes con otros países dominando a la perfección su idioma y su cultura, pero sin tener nada que respalde sus grandes conocimientos.


Así que yo, por mi parte, empezaría a construir la casa por los cimientos y basaría mis esfuerzos en cambiar la cultura empresarial de este país. Está demostrado que las empresas con una cultura empresarial clara permiten avanzar a la empresa y sobrevivir en esta incertidumbre que se llama mercado. No estoy pidiendo una cultura de camisa blanca, y corbata negra, ni la idílica filosofía "google" pido una base, unos valores, una claridad.  Por ejemplo, como bien señala Raúl Hernandez en Esto no es jolibú: control y jerarquía vs. dinamismo Alemania se basa en la sumisión y los conocimientos, mientras en EEUU se prima la "discrepancia y el libre pensamiento." Son modelos distintos pero igualmente válidos, así que, por favor, centremos nuestros esfuerzos en ser un país fuerte, con unas bases empresariales sólidas donde el Empresario no sea el tirano y el Trabajador el oprimido. Ni se les vea así. 


Y esto sólo lo conseguiremos desde la educación. No la educación actual, si no una responsable. Carreras universitarias con contenidos que tengan los pies en el suelo y no en Harvard.






"Si vas a comentar... registrate vía twitter, facebook, google, etc. Es una pena no poder dirigirte a nadie para poder intercambiar opiniones"

viernes, 9 de septiembre de 2011

Hablando de salarios - Jose Burgos

Publicando en mi Facebook que el factor mas importante de una empresa son las personas me encontré con las opiniones encontradas de gente que no consideraba que esta idea hubiese quedado enraizada en el sistema empresarial, o mejor dicho en la dirección de las empresas que lo conforman, al menos, en España.
Pues bien, en mi opinión es cierto que eso es así y que las palabras sobre la potenciación del factor humano se las lleva el viento. El problema reside en que nos conformamos con eso. Nos encontramos con el problema, el desaprovechamiento por parte de las empresas de las herramientas que a día de hoy disponen los departamentos de recursos humanos, y nos limitamos a señalarlo. Pero, ¿No es posible cambiar esta percepción? ¿Utilizar esas herramientas? ¿Sintonizarlas con la realidad y la coyuntura económica? En fín, cómo ya he dicho en otras ocasiones, está en manos de los nuevos graduados en Relaciones Laborales y Recursos Humanos cambiar la opinión de nuestros compañeros de ADE y Empresariales y su, y ahora con más motivo que nunca, inseparable curva de rentabilidad.
Para centrarnos en un ejemplo concreto, sin atender a la famosa "Flexiseguridad" que nos venden actualmente cual panem et circenses los partidos políticos y sindicatos, y de la cual habrá que ver cómo se pone en práctica porque como con todas las medidas que se toman actualmente, la finalidad es sencillamente extraordinaria, ahora, los resultados reales son algo mas que un mal chiste.
Así que voy a intentar garabatear un ejemplo para demostrar que es posible. 
 Hablaremos de salarios, tendemos a entender que los recursos disponibles son pedazos de una tarta, escasos y además contados, es decir, hay 90.000€ y he de pagar a 4 personas y obtener beneficio, pagar proveedores, amortizaciones, etc. Y obviamente, aunque el empresario sea una excelente persona buscará alcanzar con ese dinero disponible todos los "frentes abiertos" a final de mes. Pero, ¿Es necesario que el trabajador perciba más salario para que considere su situación en la empresa justa y recompensada con su trabajo?. Obviamente en algunas situaciones SI, sin lugar a dudas, en otras  ¿Podríamos pensar qué ocurriría si utilizamos la imaginación?, y ¿Si cambiamos de paradigma?, ¿Seríamos capaces de coger otros factores de nuestro entorno para mejorar las condiciones del motor de nuestra empresa, las personas?
¿Que no me creéis? ¿Qué es la misma palabrería de siempre? Seré mas ilustrativo:
Si un trabajador nos pidiese un aumento de salario, al que nosotros no podemos hacer frente, tendríamos la opción de negarnos y ofrecerle una explicación sobre cómo no podemos afrontar esa situación. Pero así, ¿Solucionamos el problema? ¿O solo ponemos parches?.
Si algo aprendí en Técnicas de Negociación es que en situaciones bloqueadas, la mejor forma de dar un paso adelante y solucionar el problema es descubrir el porqué de la necesidad de la negociación.
Es decir, quizá ese aumento de salario responda a la necesidad de acondicionar el piso para un hijo discapacitado, la necesidad de adquirir un vehículo, etc. Y ahí es donde la empresa puede actuar. ¿Cómo? Ofreciendo un préstamo al trabajador a coste muy bajo, menor que el de un banco, donde ambos ganaríamos. Contactando con proveedores para que vendan el producto que el trabajador necesita al coste que le es vendido a la empresa, etc. Hay mil posibilidades. Y ESTO que parece un invento de este adolescente y que no se basa en nada real. OCURRE en EEUU, OCURRE en INGLATERRA, OCURRE en ALEMANIA, incluso en Japón. ¿Es posible? Sí.

Imaginación empresarios, Imaginación y cambiemos el mundo.

miércoles, 29 de junio de 2011

Motivación, la clave del éxito - Jose Burgos

-->

En la actualidad es posible encontrar gran multitud de estudios y artículos mas o menos divulgativos sobre qué es la motivación y cómo nace. Pero, ¿Qué nos aporta saber qué es la motivación? Pues bien, esa misma pregunta es la que me ha llevado a escribir este artículo que, de modo alguno, será de ningún valor más allá del de un acercamiento superficial al concepto con la intención de que sea conocido y valorado como una factor clave en el éxito personal. O lo que es más interesante, un factor clave en la posibilidad de potenciar ese éxito en personas que no son conscientes de su potencial.

Para empezar definiremos de modo genérico qué es la motivación; Ésta se define cómo el estímulo que mueve a las persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para saciar una necesidad. Por ejemplo; la necesidad de hidratarse a media noche llevará al individuo a actuar y levantarse de la cama para tomar un vaso de agua.

Pero; ¿Todas las personas se levantan por un vaso de agua? La respuesta es clara, no. En primer lugar porque no todo el mundo se levanta para beber a media noche, y en segundo lugar, porque dependerá de la necesidad de hidratación, o lo que es lo mismo, la sed que tengas.  Esto es lo primero a tomar en cuenta para entender la motivación. Cómo en la mayoría de aspectos psicológicos los estímulos que provocarán estas reacciones cambiarán en función de la persona.  Y, además, se deberá conocer la necesidad a cubrir.

Por ejemplo: ¿Qué incentivo tendrá para trabajar un reconocido director de ventas en una nueva empresa cuando ya ha conseguido estar en lo más alto de la jerarquía de las empresas y tener grandes ingresos?. ¿Qué lo movería a aceptar un nuevo trabajo? ¿El dinero? ¿El reconocimiento como buen director?, o tal vez, ¿La necesidad de autorrealización en una empresa que le permita dedicar una parte de sus servicios a obras sociales, caritativas, etc?

No parece absurdo entender que este reconocido director aceptaría un trabajo por la motivación intrínseca del mismo, es decir, por lo que le aportará ese trabajo por el hecho de llevarlo a cabo y no por una motivación extrínseca como la remuneración por el trabajo, puesto que esas necesidades ya las tiene cubiertas.

Y en este punto es donde radica la importancia del estudio de MASLOW que diferenció una escala de  necesidades en la siguiente pirámide:
(Imagen que ilustra además de esta teoría, cómo las redes sociales han captado estos puntos de necesidades y se han convertido en una herramienta para saciarlas.)

En ella se establece una jerarquía de necesidades en los individuos, responsables de la motivación, que agrupa múltiples necesidades existentes en cinco niveles. Encontrando, en primer lugar, necesidades primarias y fisiológicas como la alimentación, etc. Y otras, cómo la del ejemplo anterior, que surgen como la necesidad de sentir autorrealización con el trabajo,  de motivación, de sentido de su existencia, etc. Estas son las necesidades mas elevadas, se hallan en la cima de la jerarquía, y a través de su satisfacción se encuentra un sentido de SER ante la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Se llega a ésta cuando todos los niveles anteriores han sido alcanzados y completados, al menos, hasta cierto punto.

Si bien esta teoría fue criticada por su intransigente división, lo cierto es que da pie a entender que las necesidades del hombre se dividen a grandes rasgos en las de supervivencia, de relación interpersonal y de crecimiento o desarrollo personal (Aldefer), que crecen en el individuo a medida que este las sacia, encontrando así una fuente de motivación capaz de llevarlas a cabo.

Por tanto, ¿cómo conseguir esa motivación que nos lleve al éxito? ¿Cómo motivar a quien nos necesita para conseguirla? Yo, desde mi humilde punto de vista, diferenciaría varios puntos clave: Conocimientos, Esfuerzo, Ilusión, Confianza y Responsabilidad.

Conocimientos sobre el entrono donde se mueve el individuo, el entorno donde nos movemos. (El deporte, las finanzas, el mundo organizacional…) En el caso individual los conocimientos y las habilidades que dispongamos serán nuestra herramienta para recorrer el camino y superar los obstáculos. En el caso de motivar a otra persona, hay que conocer su situación, “posicionarnos en su punto de visión” y observar el mundo desde sus ojos, con sus necesidades y experiencias. Este cambio de paradigma, el momento en que entendamos la realidad desde los ojos de otra persona, será clave para dar ese giro copernicano que necesita para entrar en ese estado positivo que le ayude a dar lo mejor de sí.

Esfuerzo cómo ya se comentó en el artículo sobre coaching no estamos hablando de panaceas, si no, directrices para labrarse cada uno su camino, con esfuerzo, que será la buena praxis del éxito y nos permitirá entender el valor de nuestras acciones, nuestras decisiones…

La Ilusión probablemente sea el mas maravilloso de estos puntos pues  la ilusión será sin duda el motor de energía renovable que nos levante cada mañana y nos permita hacer cosas increíbles como seres extraordinarios que somos.

La confianza será la base para que la motivación dé sus frutos, para dar lo mejor de uno mismo, pues sin ella, el individuo se muestra cohibido en un marco de actuación mucho menor del que realmente posee y no puede explotar su potencial. La confianza, para que sea un apoyo y un punto de mejora, desde mi punto de vista debe tener cuatro vertientes: Se debe recibir y dar en la misma medida. Debe de ser recíproca. Pero también se debe edificar una propia que nos permita mantenernos en pie cuando “algo falle”.

La responsabilidad es vital. Imprescindible para tener consciencia de las consecuencias de nuestros actos, además al sentir esa “presión” también entendemos que somos importantes y que de nosotros depende el buen fin o no de los proyectos, o acciones.

Por tanto:

Estar motivado será ser conscientes de nuestras posibilidades, definir claramente nuestros objetivos y tener la ilusión por conseguirlos.

Motivar será entender la realidad desde el “lado del espejo” de quien nos necesita, darle nuestra confianza, hacerle ver sus posibilidades y la responsabilidad y consecuencias de sus actos. Pues solo así verá que hay un camino que se puede andar. Una vez se esté motivado empezará lo verdaderamente importante. Mantener y mejorar la inercia de forma individual. Esa, como dice mi gran amiga Maty, espiral ascendente que es, queridos amigos, infinita.